Uno de los análisis clínicos más comunes en los laboratorios es la biometría hemática, y básicamente sirve para conocer la salud de los pacientes de manera detallada. Si bien, existe una serie de protocolos y parámetros para dar un diagnóstico seguro y confiable, la biometría hemática inspecciona las células de la sangre: glóbulos rojos, glóbulos blancos y las plaquetas.

También conocida como hemograma o conteo sanguíneo, esta prueba analiza los componentes de la sangre a un nivel profundo, y sirve para que el médico conozca los niveles de cada elemento y pueda detectar las distintas enfermedades que no presentan síntomas externos, como las enfermedades cardiacas, los trastornos inmunitarios, los trastornos de médula ósea, el cáncer, infecciones y reacciones a medicamentos o sustancias nocivas.  

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: gisela_arias17@hotmail.com