Una detección temprana de cáncer de próstata es importante para buscar la presencia de células sospechosas antes de que produzcan síntomas. Si bien, la meta de este tipo de pruebas es detectar cánceres con alto riesgo de propagación, el tratamiento temprano reduce en gran medida la mortalidad de los casos.  

La próstata es una pequeña glándula que se encuentra debajo de la vejiga, y forma parte del aparato reproductor masculino. Produce una sustancia llamada PSA que, de manera normal, se encuentra a niveles muy bajos en la sangre. Los altos niveles de PSA pueden ser causados por cáncer de próstata. Las pruebas de antígeno prostático específico (por sus siglas en inglés) son especializadas en la detección de esa sustancia en la sangre, sin embargo, existen múltiples factores que pueden causar una elevación del PSA, como la edad, la raza y la zona geográfica. Además, algunas glándulas prostáticas producen más antígeno que otras.