Si bien es cierto que las pruebas anti drogas, o pruebas anti doping son la herramienta más confiable para detectar el uso de drogas y sustancias ilegales en las personas, existe una gran variedad de métodos para realizarlas, involucrando muestras como orina, la sangre, la saliva, el cabello o el sudor.

Es pertinente mencionar que el método de la orina es el más recomendado por la  SAMHSA (Substance Abuse and Mental Health Services Administration) de los Estados Unidos de América, lo cual afecta la normatividad de nuestro país, ya que está basada en los lineamientos de estas entidades americanas.

Las pruebas antidoping son regularmente solicitadas en varios casos como:

Empleo. Las empresas hacen estas pruebas para saber si los prospectos para un puesto usan drogas, antes de contratarlos.

Deporte. Los atletas profesionales deben realizarse pruebas anti drogas para evitar el uso de sustancias que mejoran el rendimiento deportivo.

Legalidad. Las pruebas antidoping pueden ser solicitadas como parte de una investigación en un caso judicial.

Vigilancia médica. Si la persona fue recetada con sustancias opiáceas para dolor crónico, el médico puede pedir una prueba de drogas para medir que sea la cantidad correcta del medicamento.

Las sustancias más recurrentes en las pruebas anti doping, son las siguientes:

  • Cocaína
  • Esteroides
  • Marihuana
  • Barbitúricos como fenobarbital y secobarbital
  • Fenciclidina (PCP, por sus siglas en inglés)